Número 25

Acceso a la información


Presentación:

EDITORIAL: Información, el soporte del trabajo científico


Articular la investigación científica con el acceso a la información documental confiable y actualizada constituye uno de los requisitos para la producción de conocimiento con calidad. Cuando hacemos referencia a la excelencia de la investigación no podemos separarla del acceso y uso de las fuentes de información ni de los documentos que sirven de soporte al trabajo científico del investigador, sobre todo en ciencias sociales y humanas. El acceso a la diversa gama de información es un importante punto de partida para que el investigador alcance un mejor análisis y comprensión de los temas que estudia y una mayor precisión en la elaboración de políticas públicas orientadas a impactar en la realidad social. Sin embargo, pese a su importancia para la producción de conocimiento y la promoción del desarrollo nacional, las dificultades son enormes en el país; no sólo por la falta de políticas y prioridades de fomento por el Estado para organizar y actualizar la información documental y modernizar su acceso, sino también porque la mayor parte de las instituciones que poseen centros de documentación y bibliotecas carecen de estrategias que promuevan, optimicen y financien el desarrollo y actualización de la información. El desinterés por el fomento de la ciencia, la tecnología y la información es notable tanto en instituciones nacionales como regionales. En ese contexto, no se puede prescindir del rol de intermediación, entre el investigador y el acceso a la información, de los documentalistas, los recursos técnicos y el sistema normativo de las unidades de documentación. Estos pueden facilitar u obstaculizar. El documentalista tiene un importante papel en la orientación del investigador para facilitar el acceso a la información; en consecuencia para un buen desempeño en esa función requiere que se capacite y actualice permanentemente en las nuevas tecnologías que facilitan el acceso y uso de la información y en la producción bibliográfica. Necesidad que es muy poco atendida por las instituciones de las unidades de información. Por otro lado, el acceso pertinente y eficiente a la información en centros de documentación y bibliotecas también está mediado por un buen soporte técnico. La incorporación de las nuevas tecnologías de información, el internet entre otras. En este ámbito, sensiblemente la modernización de los centros de documentación y bibliotecas es lenta y baja. Finalmente, otro elemento que media en el acceso a la información por el investigador en las unidades informativas son las normas, reglas y trámites de la institución, que por lo general son burocráticas y no adecuadas para facilitar el acceso y uso oportuno de los documentos. En ese contexto, el PIEB, con el propósito de fortalecer a los centros de documentación y bibliotecas especializadas en ciencias sociales y optimizar los servicios de acceso a la información sobre todo a los investigadores, desde el inicio de sus actividades desarrolló estrategias que se concretaron, en 1996, en el Programa de Apoyo a la Información en Ciencias Sociales, dirigido por Virginia Ayllón. El PAICS fortaleció el trabajo de un número importante de centros de documentación, y, quizás uno de sus mayores méritos, sentó las bases para mejorar la relación investigador-documentalista. Hoy, pese a que el PAICS ha concluido, el apoyo del PIEB a los centros de documentación se mantiene a través de su línea de Fortalecimiento Institucional, y la respuesta a demandas concretas que tiene que ver con actualización de conocimientos de documentalistas. De esta manera el Programa busca contribuir a democratizar el acceso a la información.


Godofredo Sandoval, director Ejecutivo del PIEB.

Mobile porn Watch porn free porn porn free porn Porn Movies HD Sex Porn HD Sex Porn