Número 26

Generación de conocimiento propio


Presentación:

EDITORIAL: La producción de conocimiento

El conocimiento en Ciencias Sociales y Humanas, particularmente el que se produce como resultado del diálogo con la sociedad y sus instituciones, es un instrumento que puede proporcionar importante información para comprender y orientar los procesos de transformación social y de crecimiento económico. Es un medio que puede responder a los retos prioritarios de una sociedad y su Estado, configurando el cambio de la realidad con fundamento y argumentos.

En la relación Norte Sur, en el plano científico, las agendas de investigación planteadas por los países desarrollados, por lo general, no son prioritarias en los países del Sur. En el ámbito local, la distancia entre investigadores y sociedad así como la burocratización de la investigación es muy marcada. Situaciones que afectan para que el conocimiento producido tenga poca adecuación a las necesidades de la sociedad y baja incidencia en la superación de la pobreza y en la transformación de los procesos sociales.

Para que el conocimiento científico incida en los profundos cambios que están encarando nuestras sociedades se debe corregir ese modo de fomentar y hacer investigación. Los países del Norte, cada vez más, deberían alentar políticas para favorecer la producción de conocimiento propio en los países del hemisferio Sur. Por su parte, los gobiernos e investigadores locales deberían encarar los procesos de generación de conocimiento con renovada visión y actitud, reforzando los lazos de la ciencia con el progreso de la sociedad.

Con este enfoque y en un período de diez años, el PIEB paralelamente a otros emprendimientos en universidades públicas y centros de investigación, y con el apoyo del Directorio General para la Cooperación Internacional del Ministerio de Relaciones Exteriores de los Países Bajos(DGIS), promovió un importante impulso a la investigación científica al servicio del desarrollo del país.

En ese tiempo, se sentaron las bases para que investigadores, académicos y profesionales de ambos sexos, sobre todo jóvenes, en las diferentes regiones del país, accedan a recursos para investigar temas estratégicos y de relevancia social en estrecha relación con los actores sociales e institucionales interesados en los resultados de las investigaciones.
En diez años, con agendas locales de investigación y con equipos multidisciplinarios, se generó conocimiento de uso público que ayudó a comprender la necesidad de construir una sociedad con crecimiento económico sostenido, con equidad, con respeto a las diferencias y con valores de convivencia democrática. Se desencadenó un interesante proceso donde sectores de la sociedad civil e instituciones estatales y privadas, paulatinamente valoraron y reconocieron la importancia de la investigación científica para debatir y promover políticas públicas orientadas hacia el desarrollo integral y sostenible.

Sin embargo, este creciente interés de la sociedad por la ciencia y sus resultados para enfrentar eficazmente la pobreza y favorecer el cambio económico social, quedaría trunco si no se crearan condiciones de sostenibilidad de la investigación desde el Estado y en cada uno de los nueve departamentos del país, donde las universidades públicas y privadas deben tener un rol protagónico. La implementación del Plan Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (2004-2009) aprobado por el Ministerio de Educación el año 2004, en el primer caso, y la asignación de recursos para la investigación científica y tecnológica en el marco de las autonomías departamentales, en el segundo caso, pueden colaborar a crear un clima favorable para la investigación científica y a hacer realidad esta importante y ambiciosa demanda.

La pretensión que se ha planteado la sociedad boliviana de transitar en los próximos años por procesos que nos conduzcan a las autonomías departamentales, la transformación del Estado así como la superación de la pobreza y el crecimiento económico debe estar acompañada por la investigación científica y tecnológica de calidad.

Godofredo Sandoval, director Ejecutivo del PIEB.

Mobile porn Watch porn free porn porn free porn Porn Movies HD Sex Porn HD Sex Porn