Número 42

Contribución del PIEB a la sostenibilidad de la investigación en Bolivia

Ver PDF

Presentación:

Aporte del PIEB a la sostenibilidad de la investigación científica

Desde la visión de la investigación en ciencias sociales y humanas promovida por el Programa de Investigación Estratégica en Bolivia (PIEB), la sostenibilidad de la investigación científica, estratégica y relevante, orientada a la incidencia, significa mantener el quehacer de la producción de conocimientos como factor permanente e indispensable para el desarrollo socioeconómico del país, el fortalecimiento de la democracia y la construcción de una sociedad plural.

Con ese horizonte, el PIEB encaró sus actividades de investigación, proponiéndose contribuir a modificar el escenario encontrado de la investigación en 1994, donde los actores de la investigación eran reducidos, las condiciones materiales y financiamiento precarias, los ámbitos académicos para investigar escasos, y las instituciones estatales y privadas casi prescindían de la actividad de investigación científica como fuente para el conocimiento de realidades y necesidades de Bolivia y para la formulación de políticas públicas.

Para empezar, optamos por democratizar el quehacer de la investigación a través de convocatorias concursables para proyectos de investigación. En casi 20 años de actividad, movilizamos cerca de 5.000 profesionales e investigadores a través de convocatorias (52) nacionales, regionales, generacional y temáticas. De ese total, integrando equipos, participaron 1.072 investigadores en proyectos seleccionados por su relevancia y calidad académica.

Articulada a la ejecución de las investigaciones (318), implementamos una línea de fortalecimiento de capacidades de los investigadores, sobre todo jóvenes, bajo el enfoque de "investigar formando". Ejecutamos talleres y cursos de actualización/formación en metodologías, técnicas y temas de los proyectos para enriquecer la calidad y los resultados de las investigaciones en ejecución y para fortalecer el desempeño de los investigadores, en los últimos años con el respaldo de la Universidad de Postgrado para la Investigación Estratégica en Bolivia (U-PIEB).

Siempre con el horizonte de contribuir a crear condiciones para la sostenibilidad de la investigación apoyamos la formación de redes de investigadores temáticas, regionales y nacionales. Iniciativas integradas sobre todo por jóvenes investigadores, que se constituyeron en focos del conocimiento en sus regiones (Santa Cruz, La Paz, Cochabamba, Sucre, Tarija, Oruro). Pese a las dificultades, sobre todo financieras, continúan implementando actividades de investigación, formación y debate.

Motivados por despertar el interés por la investigación científica en el ámbito institucional del país, promovimos plataformas institucionales en función de los temas de las convocatorias con integrantes del sector público, en sus diferentes niveles, con universidades, organizaciones de desarrollo, organizaciones sociales y cooperación internacional. Los invitamos a involucrarse como sustento de los procesos de investigación de los proyectos seleccionados y como usuarios de los resultados.

Con la pretensión de aproximar el conocimiento científico a una población amplia, más allá de los especialistas, y mostrar la importancia de la investigación como factor para mejor comprender problemas, encontrar respuestas a necesidades y así incidir en los procesos de cambio, los equipos de investigación y el PIEB promovieron estrategias de difusión y usos de resultados de las investigaciones que beneficiaron sobre todo a las poblaciones involucradas en las investigaciones (indígenas, campesinos, productores, vecinos, mujeres, jóvenes, organizaciones sociales…), a alcaldías, gobernaciones y ministerios, instituciones de desarrollo y población en general.

En nuestra estrategia de contribución a la sostenibilidad de la investigación, las universidades del sistema público tuvieron un lugar especial y prioritario porque son las llamadas a mantener la sostenibilidad de la investigación científica, estratégica y relevante en sus regiones y en el país. Tienen las condiciones materiales, personal calificado y, en los últimos años, recursos financieros vía el IDH. En la mayoría de las once universidades desarrollamos talleres de formulación de proyectos de investigación; en algunas (Universidad Mayor de San Andrés-UMSA, Universidad Mayor de San Simón-UMSS, Universidad Amazónica de Pando-UAP, Universidad Autónoma Gabriel René Moreno-UAGRM, Universidad Técnica de Oruro-UTO) trabajamos con Facultades y Carreras de diversos campos del conocimiento transfiriendo tecnología para gestionar investigaciones tecnológicas y sociales articuladas a las demandas de la sociedad e instituciones regionales. Promovimos convocatorias para equipos de investigación integrados por docentes, tesistas de pre y post grado y estudiantes de últimos cursos. Los resultados de las convocatorias son alentadores. En las universidades del sistema existe un alto potencial para hacer sostenible la investigación en función de los reclamos de la realidad de sus regiones.

También, como parte del fortalecimiento de capacidades para la sostenibilidad de la investigación, promovimos por varios años un programa para fortalecer las bibliotecas y centros de documentación (33) de algunas Carreras y Facultades de Ciencias Sociales y Humanas de las universidades del sistema público y de otras instituciones (23). Consistió en la dotación de equipamiento, actualización documental y capacitación de bibliotecarios en novedosos sistemas de servicio a los usuarios y registro de información.

Finalmente, el año 2006, creamos el Premio Nacional de Ciencias Sociales y Humanas, con el objetivo de reconocer el aporte de intelectuales e instituciones a la generación de conocimiento propio y al desarrollo de la investigación en Bolivia. En sus tres versiones, este concurso ha reconocido a prestigiosos investigadores e investigadoras, ha visibilizado el trabajo y aporte de instituciones vinculadas a la investigación en el país, y ha movilizado a cerca de 2.500 personas e instituciones en Bolivia y en el exterior, alrededor de las postulaciones.

Un balance de los resultados alcanzados en cada actividad descrita hasta aquí, como parte de la estrategia del PIEB, junto a las entrevistas que contiene este número de Nexos sobre el tema, más los aportes de otras instituciones, permiten afirmar que en 20 años avanzamos en el mejoramiento de condiciones para hacer sostenible la investigación científica relevante y estratégica en el país. Queda aún mucho por hacer y casi no hay recursos financieros; sin embargo, tenemos la seguridad de que los actores del conocimiento, con imaginación y compromiso, promoverán iniciativas para revertir las adversidades y continuar alentando acciones orientadas a la sostenibilidad de la investigación científica, tecnológica y social al servicio de Bolivia.


Godofredo Sandoval
Director del PIEB